martes, 5 de mayo de 2015

UNO DE LOS NUESTROS (6 de mayo de 2015)


El Diario Montañés, 6 de mayo de 2015

Tras su apariencia menuda y frágil, José Ramón Sánchez esconde una voluntad creativa de acero. Transitando los últimos años de la séptima década de su vida, mantiene una capacidad de trabajo sorprendente. Ahora que, según él, ya está cansado, «sólo» pinta cinco horas al día y dedica el resto del tiempo a la lectura, al cine –sus pasiones de siempre– y a la escritura, un nuevo amor que le ha prendido con la fuerza de la adolescencia –está escribiendo una novela muy extensa con Lon Chaney, actor estadounidense de la época del cine mudo, como protagonista–. Este año, aprovechando la feria del libro de Santander –con las aguas de abril y el sol de mayo, las hojas de los libros han mostrado un incremento de las ventas que renueva la esperanza–, los libreros le han dado un merecido homenaje.
Son incontables los «hijos con alas» que el artista cántabro ha puesto en las estanterías de sus negocios para fortalecérselos. Todo comenzó en los años setenta del pasado siglo, cuando una serie de editoriales entraron en el mercado educativo con el arrojo irresistible del color. José Ramón fue uno de los artistas que formaron parte de aquel proyecto ambicioso de desplazar los pobres dibujos de las enciclopedias (cómo olvidar al dios, triangular por trinitario, que preguntaba con ojo acusador: «Adán, ¿qué has hecho?»). Sospecho –aunque quizá sea un pensamiento más poético que racional– que en ese momento se quebró de raíz la España de blanco y negro y luto eterno que pretendía la dictadura. Preludio de la explosión posterior del colorido democrático de calles y plazas que, junto con Peridis, ideó para la campaña municipal del PSOE y trajo definitivamente el cambio político.
Paralelamente el maestro inculcaba desde la televisión a las generaciones jóvenes –que le seguían absortas merendando bocadillos de pan y chocolate– el amor por la lectura, por el cine, por la danza, por la pintura... Aquel afán educativo no le abandonó jamás. Y aun ha tenido tiempo de culminar los cinco grandes proyectos de su «pentágono ilustrado»: ‘El Quijote’, ‘La Biblia’, ‘Moby Dick’, ‘Beato de Liébana’ y ‘La Divina Comedia’. Y lo que te rondaré...
La feria del libro de Santander este año se ha hecho más grande honrando a uno de los grandes, que es, además, uno de los nuestros.

2 comentarios:

  1. Me trae recuerdos, sí.. No sabía que era cántabro.

    ResponderEliminar
  2. Quien mejor, Jesús o José Ramón? Difícil decidirlo

    ResponderEliminar